lunes, 30 de abril de 2007

La chica que amaba a Tom Gordon

Por Stephen King.


Lejos de presentarnos una novela de terror donde abundan los seres sobrenaturales S.K. nos cuenta una historia mucho más intimista, que nos podría haber pasado a cualquiera y que refleja el miedo irracional que sentimos cuando nos encontramos solos y desprotegidos ante algo desconocido, aquello que no vemos ni comprendemos.

Trisha (de 9 años) está hasta las narices. Sus padres se acaban de divorciar y ella y su hermano se han tenido que ir a vivir con su madre a otra ciudad. Su hermano, de 14 años, no termina de adaptarse al nuevo instituto y lo único que quiere es volver a su antigua casa con sus amigos, por ello no para de discutir con su madre. Y eso es precisamente lo que él y su madre estaban haciendo en mitad de una excursión por los Apalaches, discutían a gritos cuando a Trisha le entran ganas de orinar, así que se desvía un poco del camino principal para buscar algo de intimidad y nadie se da cuenta. Y acaba perdida, porque es incapaz de encontrar el camino de vuelta.
Así comienza la historia, a lo largo de más de 200 págs acompañamos a Trisha durante su solitario viaje por el bosque, donde durante los 10 días que está perdida tendrá que aprender a sobrevivir con una botella de limonada, otra de agua, unos pastelitos y un sandwich de atún, que es lo que lleva en la mochila.
Viaje que no será tan solitario, ya que le acompaña su radio a través de la cual escucha el partido de su equipo de béisbol favorito, los Red Sox, donde juega su adorado Tom Gordon, de quien lleva puesta su gorra firmada. El escuchar la voz de otras personas es lo que le infunduirá valor, sobre todo por la noche, durante la cual se sentirá observada y perseguida por algo, aunque no sepa lo que es ni sea capaz de verlo....el subaudible, como diría su padre.

Lo que más me sorprende es la evolución psicológica de la niña y su capacidad de adaptación, como sabe que las pilas de la radio no le durarán para siempre recurre a conversaciones imaginarias con su familia, amigos e incluso Tom Gordon para aliviar la soledad. Abandona cualquier tipo de remilgos, riéndose en muchas ocasiones de ella misma y de lo que le ocurre, y diciéndose a sí misma: "si mi amiga Pepsi me viese ahora".
De hecho siente una especie de malévola satisfacción cuando escucha por la radio que la están buscando: "que se fastidien, si me hubiesen vigilado bien esto no hubiera pasado" piensa.
Trisha anda y anda, pasando incluso de estado y casi llegando a la frontera con Canadá, con el "monstruo" siempre detrás suyo.

El libro está bastante bien, es como una especie de cuento muy bien narrado y consigue transmitir la angustia que pasa la niña (cuando le estaban picando los mosquitos yo también sentía los aguijonazos). No abundan las descripciones, se centra más en los pensamientos de ella, y el final me gustó bastante, es muy metafórico, pero paso de destriparoslo XDDD

Lo que menos me gustó es que era demasiado largo para mi gusto, haciéndose un poco repetitivo, con unas 50-80 págs menos hubiera estado genial, pero qué se le va a hacer.


Por cierto, la novela en español tiene multitud de errores de traducción, para verlos -> aquí

1 comentario:

Pennywise dijo...

Me lei este libro hace tiempo(tengo todos los de SK modo fan on xD) esta bastante bien pero como dices pese a que no es muy largo se me hizo algo pesado por momentos.
En una web de SK hicimos un relato encadenado en el que la protagonista era la de este libro(no recuerdo el nombre) de más mayor, lástima que cerraran la web :(