sábado, 14 de junio de 2008

Alas de Fuego

La joven reina Marla tiene la responsabilidad de gobernar todo un reino a sus 17 años. Su labor no será fácil, ya que está rodeada de otros pequeños países que amenazan continuamente con la guerra. Pero para ello cuenta con Ahriel, un ángel que se ha dedicado a educarla y protegerla desde el momento en que nació.

El caso es que Marla tiene muy claro sus ideas, que no incluyen los ideales de paz que pregona su ángel, así que decide encerrarla en Gorlian, una prisión de la que nadie ha escapado jamás...


Ahriel no sólo es apartada del lado de y por su protegida, sino que además se ve privada de sus alas, ya que un artefacto mágico impide que éstas se desplieguen. Si antes era un ángel puro que resplandecía con luz propia, ajena a cualquier sentimiento, y siempre con la rectitud y corrección como bandera, ahora empieza a experimentar infinidad de sensaciones. Por un lado, la del fracaso, ya que se considera culpable de la actitud de Marla y piensa que ha sido ella la que ha fallado a la hora de educarla como es debido. Por otro, la de la vergüenza y humillación, ya que tiene que ponerse al nivel de cualquier ser humano si quiere sobrevivir en Gorlian. Y muchos más sentimientos irán despertando en ella a medida que avance la historia, algunos incapaces de controlarlos, como la ira, la venganza o incluso el amor. Llega un momento en que incluso se pregunta quién es ella, en qué se ha convertido, ya que si ya no se puede considerar un ángel por haber sucumbido ante la naturaleza humana y perdido su poder angelical, tampoco puede ser definida como una humana...
Gorlian tampoco es como ella se imaginaba. No se trata de una prisión al uso, con celdas y barrotes, sino de una gran extensión de tierra yerma donde nada crece e incluso el agua escasea. A pesar de que Ahriel ha volado sobre todo el reino de Marla y los colindantes, no consigue reconocer dónde se encuentra.

Todos sus buenos modales y su orgullo no le servirán para sobrevivir en una tierra habitada por delincuentes, muchos de ellos atrapados por la propia Ahriel, por lo que se unirá al embaucador Bran en busca de una manera de escapar de Gorlian para reunirse con Marla y reconducirla hacia el buen camino.

Valoración
Es un libro bastante corto, de lectura rápida, en menos de 2 horas se lee sin problemas. En general me ha gustado bastante. La mayor parte de la trama es bastante predecible, pero aún así los personajes están tan bien construidos y la historia tan bien narrada que en ningún momento el libro se hace pesado y literalmente lo bebes, incapaz de abandonar la lectura hasta el final, que fue la parte que más me gustó y sorprendió.
Nota: 7