lunes, 10 de marzo de 2008

La sonrisa etrusca

De José Luis Sampedro.

La Sonrisa etrusca fue el primer libro que me leí este año (ya sé que voy un pelín atrasada con las reseñas) y la verdad es que me gustó bastante. Si hay una palabra que definiría este libro sería "abuelo". Es un libro muy tierno que nos cuenta los últimos meses de vida de Salvatore Roncone, un campesino de Calabria que a regañadientes irá a vivir a Milán con uno de sus hijos para buscar una cura al cáncer que padece.

La vida en Milán le parece de lo más absurdo, totalmente diferente a lo que él conoce. Para Salvatore la gente de la ciudad no vive, simplemente existe, siempre corriendo de un lado a otro y sin tiempo para disfrutar de las cosas que realmente importan. Todo es muy artificial, ni siquiera el queso sabe a queso con todos los colorantes y aditivos que le echan.
Las viejas costumbres se pierden y en muchas ocasiones permitimos que personas extrañas y/o libros escritos por ellas rijan y guíen nuestras vidas echando por tierra siglos de experiencia y de modo de hacer las cosas.
Pero todo cambia cuando al llegar a casa de su hijo conoce a su nieto Bruno, un niño de poco más de un año que cambiará su vida completamente, ya que empezará a girar alrededor de la suya. No sólo su nieto hará que descubra en él unos sentimientos que creía inexistentes, sino que además en la última etapa de su vida conocerá el amor puro gracias a Hortensia, una mujer que le fascinará a todos los niveles y a quien verá no sólo como mujer, sino también como su compañera, su igual.
A pesar de su enfermedad, Salvatore es un hombre vital, fuerte, al que le gusta que las cosas se llamen por su nombre y que nadie le esconda nada. Si accedió a ir a Milán era para vivir más que su enemigo de toda la vida, Cantannote, también gravemente enfermo.
A lo largo del libro iremos viendo no sólo la evolución psicológica del personaje, sino que también él mismo hará un repaso a toda su vida. También veremos como la enfermedad que padece afecta más a los que viven con él que al propio protagonista, escenas bien narradas que no caen en la cursilería tonta y ñoña a pesar del dramatismo que contienen.
Resumiendo, un libro fascinante, de lectura más que recomendada. A mí me ha encantado, espero que a vosotros también os guste si algún día os decidí a leerlo^^

1 comentario:

ani dijo...

Tiene muy buena pinta ^^, lo buscare.
Cuando termine de leer todo lo que tengo atrasado.