jueves, 8 de marzo de 2007

Es culpa de los japoneses

Muchas veces pensamos que la frase que da título al artículo no es más que una excusa banal de las editoriales para justificar sus múltiples retrasos. No niego que en ocasiones sea así pero es bien conocido a nivel internacional los quisquillosos que son los japoneses para sus cosas. Si no aquí tenéis un ejemplo de lo que le ocurrió a la editorial norteamericana Viz, contada por el famosísimo Matt Thorn.

Four Shojo Stories es una recopilación de cuatro historias cortas: Promesa, Desde que te has ido (ambas de Keiko Nishi), Eran once (de Moto Hagio) y The Changeling (Shio Sato). A muchos les sonará los dos primeros títulos porque son los que publicó Planeta bajo la forma de novela gráfica a mediados de los años 90 y que constituye el primer shojo publicado en nuestro país, el título de este tomo se lo da la primera historia, Promesa. De hecho en dicho tomo aparece el logotipo de Viz, incluso encontramos el prólogo de Matt Thorn^^

Una vez puestos en antecedentes paso a traducir la entrevista de Matt Thorn en MangaBlog sobre la publicación de dicha obra ^^

Ya ha pasado más de una década (desde que se publicó) y todo el mundo que conocía de Viz ya no trabaja allí así que supongo que no pasará nada grave si desvelo lo que ocurrió con la antología Four Shojo Stories, el motivo por el cual estuvo tan poco tiempo en las estanterías de las librerías. Viz tenía permiso para publicar las cuatro historias separadamente, en forma de cómic-book, pero no para reunirlas bajo un mismo tomo. Cuando me pidieron que escribiera el prólogo pregunté sorprendido "¿Tenéis permiso para publicar las cuatro historias juntas?". El editor (ya jubilado) respondió: "Si se lo pedimos nos lo negarán pero si seguimos adelante y lo hacemos puede que se quejen pero ¿qué van a hacer? ¿Retirar los cómics de las estanterías?". Pues bien, eso es exactamente lo que la editorial japonesa (Shogakukan) hizo. Cuando el editor de Tokyo responsable de las tres mangakas arriba mencionadas (¡y que más tarde sería compañero mío en la Universidad de Seika!) se enteró de lo ocurrido convocó una junta. Dos altos cargos de Viz tuvieron que ir personalmente a Tokyo a disculparse (al menos le perdonaron el harakiri ^_^). Hasta donde sé hay unas pocas miles de copias de dicho tomo guardadas en algún almacén de San Francisco. Si quieres conseguir una copia siempre puedes localizarla de segunda mano en bookfinder.com por unos 60-155 dólares (^o^). O puedes optar por la vía económica y bajárte las historias de la red...um, no me hagáis mucho caso.

Pues eso, que los japos son muy suyos aunque las editoriales usan tantas veces esta excusa que ya no resulta creíble.

Ja ne^^


3 comentarios:

pennywise dijo...

No si los japos son bastante capullos, escuché la entrevista de Misiontokyo a Tati de Ivrea y alucinabas xD

Nanami dijo...

Una de las frases antológicas de Ivréa es: "esperando a que los japos nos aprueben las putas tapas" Me quedé KO cuando lo leí, aunque ahora ya nada me sorprede de ellos XDDD

Cartillero dijo...

Ostras, pues yo aún conservo esa novela gráfica de Promesa en casa de mis apdres, por algún sitio...
(y debo decir que entonces no me gustó nada, no sé qué pasaría si lo leyera ahora).